Huertos caseros
0 comentarios
Compartir:
Tradicionalmente se usan en grandes jardines o parcelas, pero eso ya no es necesario. No importa el espacio que tengas o dónde esté, aprende a hacer tu propio huerto con los siguientes consejos.

Dicen que a año tuerto, labrar un huerto. No vamos a ser excesivamente literales, pero llegó la primavera y muchos quieren ver verde. Obviamente, es un plus cuando ese verde bien cuidado en tu hogar da frutos que llegan frescos a tu plato.

Porque puedes estar seguro de que no hay una intervención industrial que precede entre que el vegetal brota y llega a tu boca. A muchos se les ocurre hacer huertos, aprovechar el sol de las épocas estivales y traer al hogar color, y algo de vegetación. y además porque es el fruto de tu trabajo y de tu cariño.

Kristell Redenz y Nicolás Uriarte colaboran con esta tarea. Ella es diseñadora industrial y paisajista, dedicada hace algunos años a desarrollar los llamados huertos verticales, un sistema que permite cultivar plantas de todo tipo (hortalizas, verduras, decorativas, aromáticas o culinarias) en una estructura vertical (sea esta cajones de madera o palets apilados), que se disponen en lugares pequeños donde no se cuenta con terreno suficiente para cultivar. Él es director de EcoPatio y por mucho tiempo se dedicó a los viveros y venta de plantas individuales y hoy redirecciona su trabajo al diseño y construcción de espacios que incorporan plantas en sitios como restaurantes, ferias, además de crear regalos corporativos con esta temática.

Reglas generales para hacer un huerto en tu jardín:

– Elegir el lugar: siempre, sea interior o exterior, debes escoger dentro de lo posible un espacio iluminado donde llegue ampliamente el sol. Si no puedes, preocúpate de que no reciba sombra continua.

– Preparar la tierra: el conducto regular indica que debemos contemplar que todas las hierbas tienen entre 20 y 30 cms. de profundidad de sus raíces. Incorpora eso o más tierra si se vuelve necesario.

– Sembrar o transplantar: puedes comprar almácigos hechos, hacerlos caseramente o sembrar directamente en la tierra las semillas. Los almácigos son una especie de semilleros o plantarios, sobre la base de ellos se reparten y separan las hierbas o plantas que quieras tener en tu huerto.

– Cuidar: este es un trabajo fácil, pero de constancia y dedicación. Debes desmalezar, regar, prevenir las plagas y enfermedades.

– Cosechar: pasarán unos meses y según lo que tengas plantado cosecharás y podrás consumir tus propias plantas cultivadas.

Teniendo en cuenta lo anterior, todo lo que debes hacer es seleccionar la forma que dispondrás tu huerto en la casa y dónde lo instalarás.

Huerto interior v/s Huerto vertical

Huerto interior – Ubícalo cerca de una ventana. La luz y el oxígeno que reciba son siempre trascendentales. No importa que la iluminación no sea directa, pero debe llegarle sol.
– Usa un espacio amplio. Debe resultar cómodo y tener acceso a todos los rincones de plantación del huerto, para que reciba riego suficiente y haya espacio para arar la tierra y lograr cosechar.
– Si vas a escoger macetas o recipientes, opta por unas que tengan 20 cms. de profundidad. Las raíces de la mayoría de las plantas comunes no son profundas. Este es el caso de la zanahoria, la albahaca, menta, perejil, ciboulette y ajo, entre otros.
– Preocúpate del sistema de drenaje. Haz tres orificios en la parte posterior del macetero.

Huerto vertical
– Crea tus propios cajones de madera, palets u otro con un ancho ajustado a la pared de tu terraza.
– Preocúpate del sistema de drenaje.
– Instala una bolsa de basura por dentro que envuelva el recipiente donde pondrás tus plantas. Esto evitará que la madera con el tiempo se pudra o descomponga.
– Para que no ocupe tanto espacio, instálalo en la pared en dos o tres hileras.
– Limpia la superficie que usarás. Mueve la tierra para que se ablande y oxigene. Ayúdate con una pala, picota o rastrillo.
– Limpia el lugar para que quede libre de piedras, malezas y pasto.

Tips y consejos
– Si harás un transplante, cuida la raíz de tu planta. Para eso, debes hacer un hoyo de 10 cms. de diámetro al menos.
– Adiciona sustrato. El más recomendable es el compost, pues es de origen orgánico en su totalidad y contiene una mezcla de restos forestales y estiércol. Puedes combinar con tierra de hoja.
– Luego presiona ligeramente el sustrato, la tierra de hoja, bordeando la planta y riega.
– El lugar que escojas debe tener al menos cuatro horas diarias al sol.
– Infórmate de las épocas de siembra de cada planta que quieras tener, pues no son todas iguales.
– El sitio donde posiciones tu huerto debe tener al menos seis horas de luz directa al día.
– Si puedes, ubícalo en orientación sur.
– No utilices fertilizantes químicos y riégalos a diario.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

X
PGlmcmFtZSB3aWR0aD0iMTAwJSIgaGVpZ2h0PSIxMDAlIiBzcmM9Imh0dHBzOi8vd3d3LnlvdXR1YmUuY29tL2VtYmVkL2dwWXBfempWMFZrP2NvbnRyb2xzPTAmYXV0b3BsYXk9MSIgZnJhbWVib3JkZXI9IjAiIGFsbG93PSJhY2NlbGVyb21ldGVyOyBhdXRvcGxheTsgZW5jcnlwdGVkLW1lZGlhOyBneXJvc2NvcGU7IHBpY3R1cmUtaW4tcGljdHVyZSIgYWxsb3dmdWxsc2NyZWVuPjwvaWZyYW1lPg==