10
0 comentarios
Compartir:

Beneficios de hacer yoga en el trabajo

El estrés aparece cuando las exigencias del entorno en el que se trabaja superan las capacidades de la persona. Según Page Personnel, el 61% de la población chilena ha declarado tener estrés laboral en más de una ocasión, lo que afecta tanto la productividad del trabajador como su calidad de vida.

En la actualidad, el yoga es uno de los ejercicios más utilizados para combatir el estrés. Esta disciplina con una larga tradición en el campo del cuidado físico, crecimiento personal y espiritual puede ser realizada por cualquier persona y en cualquier lugar.

La práctica del Yoga en el lugar de trabajo crece cada año, ya que esta mantiene los niveles estrés bajos. Hacer yoga contempla cientos de beneficios mejora la concentración, ayuda a afrontar los problemas con filosofía, elimina el estrés y mejora el entorno laboral.

¿Yoga en la oficina?

Generalmente, las exigencias de la vida laboral  no permiten llevar una buena calidad de vida y, por ende, nuestra mente está saturada de pensamientos relativos a nuestro trabajo, incluso cuando dormimos.

Yoga White Experience” Om nos comparten técnicas de meditación y asanas de yoga que puedes realizar desde tu silla en la oficina, estas te  ayudarán a evitar dolores de espalda, tu mente se despejará gracias a la respiración, serás más creativo y estarás más concentrado.

 

1. Estiramiento de cuello

Ubica tu brazo y tu mano por encima de tu cabeza, hacia el lado contrario, tocando tu mano con tu oreja, tuerce el cuello hacia el lado del brazo doblado y mantén cinco respiraciones lentas y controladas. Repite esto al otro lado.  

2.- Torsiones de columna

Coloca tu mano en la rodilla opuesta y rodea la silla por detrás con la otra mano. Alarga la espalda hacia arriba y gira tu cuerpo hacia atrás. Si quieres más intensidad, presiona la mano en la pierna para poder girar más y mantén la posición cinco respiraciones lentas y controladas. Repite esto al otro lado.  

3.- Apertura de caderas

Flexiona una pierna ubicándola  sobre la contraria, apoyando el tobillo en el muslo. Lleva el tronco hacia delante hasta que sientas un buen  estiramiento. Repite con la pierna contraria. Esta posición debes mantenerla cinco respiraciones controladas.

4.- Círculos

Sentado con la columna recta, exhala llevando la barbilla al pecho, después inhala haciendo círculos a la derecha. Procura inhalar cuando eleves la cabeza y exhalar cuando la bajes. Es importante no forzar la cabeza para llegar muy atrás, así evitarás lesiones en tus cervicales. Repite hacia el otro lado.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Vivir Consciente