10
Compartir:

El ritmo que llevan muchas personas en la actualidad ha provocado que muchos padezcan algún trastorno del sueño, algo que, a través de diferentes estudios, se ha comprobado que afecta directamente a nuestra salud física y mental.

¿Sabías que hoy en día, los problemas del sueño constituyen una epidemia global que amenaza la salud y la calidad de vida de hasta el 45% de la población mundial? Y es que la mayoría de los trastornos del sueño pueden prevenirse o tratarse, pero el problema está en que menos de un tercio de los pacientes buscan ayuda profesional.

Hoy en día se lleva un ritmo de vida que ha provocado que muchas personas padezcan algún trastorno del sueño. Es más, dormir mal afecta directamente a nuestra salud física y mental, alterando increíblemente nuestro rendimiento durante el día. Diversos estudios han demostrado que no dormir lo suficiente o tener una mala calidad del sueño incrementa el riesgo de hipertensión, enfermedades cardíacas, además de otras enfermedades. Además, dormir menos tiempo puede hacer que sea más difícil concentrarse al día siguiente y enlentecer tu tiempo de respuesta. De hecho, estudios demuestran que la falta de sueño hace que tomemos malas decisiones y a sumar riegos innecesarios.

Juan Pareja Grande, responsable de la Unidad del Sueño del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, explica que a nivel físico “un descanso nocturno inadecuado provoca cansancio, somnolencia, disminución de atención y concentración, lentitud de pensamiento e irritabilidad”, mientras que a nivel psicológico “la derivación crónica de sueño suele favorecer el desarrollo de enfermedades como depresión y ansiedad”.

Cuando no se duerme lo suficiente, las personas se pueden sentir cansadas y su rendimiento se puede ver afectado, incluyendo su capacidad de pensar con claridad, de reacción y de formación de recuerdos. La privación también puede afectar el estado de ánimo, provocando:

– Irritabilidad

– Problemas en sus relaciones

– Depresión

– Ansiedad

 

Por el contrario, si se tiene una buena calidad y cantidad de sueño, estos factores pueden ayudarte a: 

– Sentirte descansado y con energía al día siguiente

– Aprender información, hacer reflexiones y formar recuerdos

– Descansar el corazón y el sistema vascular

– Liberar más hormonas de crecimiento y aumentar la masa muscular, la reparación de células y los tejidos en niños y adultos

– Liberar hormonas sexuales, que contribuyen a la pubertad y fertilidad

– Evitar enfermarse o a mejorarse cuando se está enfermo, creando más citoquinas, las hormonas que ayudan al sistema inmunitario a combatir infecciones

 

El tiempo de sueño depende de varios factores como la edad, el estilo de vida, el estado de salud y si se ha dormido lo suficiente. Entre las recomendaciones se encuentra que los recién nacidos deben dormir entre 16 a 18 horas al día; los niños en edad preescolar deben dormir entre 11 a 12 horas al día mientras que los niños en edad escolar deben tener un sueño de por lo menos 10 horas al día. Por otro lado, los adolescentes deben dormir de 9 a 10 horas al día y los adultos y adultos mayores deben conciliar un sueño de 7 a 8 horas al día.

 

Día Mundial del Sueño

Desde el 2018, cada viernes anterior al equinoccio de Marzo se celebra el Día Mundial del Sueño. Este evento anual tiene como objetivo llamar a la acción temas importantes relacionados con el sueño mediante esfuerzos de colaboración energizados por profesionales del sueño alrededor de todo el mundo, incluyendo la medicina, la educación y los aspectos sociales.

Este evento es promovido por la Asociación Mundial de la Medicina del Sueño (WASM en inglés), donde a través de este idea intentan concienciar a la sociedad sobre los trastornos del sueño, promover la prevención, la educación y una mejor comprensión de un trastorno que afecta a la salud y la calidad de vida del 45% de la población.

El primer día del sueño se llevó a cabo el 14 de marzo del 2008, bajo el lema “Sleep Well, Live Fully Awake”. ¡Y el 2020 no se queda atrás! Este año se celebrará el 13 de marzo y su nuevo lema será “Better Sleep, Better Life, Better Planet”. Bajo el eslogan, “Mejor sueño, mejor vida, mejor planeta”, en español, se busca destacar la importancia del sueño como pilar de la salud, lo que permite una mejor toma de decisiones y una comprensión cognitiva incluso en grandes problemas, como nuestro planeta. Este año se le quiso dar intencionalmente un enfoque más amplio, rodeando el mensaje de que la calidad de vida se puede mejorar con un sueño saludable. Por el contrario, cuando el sueño falla, la salud disminuye, disminuyendo la calidad de vida. 

El Dr. Parrino, Presidente del Comité del Día Mundial del Sueño comenta: “Si realmente queremos contribuir a la supervivencia del planeta, una actividad inteligente es extender el período de nuestro tiempo de sueño. Es por eso que el lema del Día Mundial del Sueño de este año conecta un buen sueño con una mejor salud del planeta”. Además se explica que el aumento de los periodos de sueño significa un menor consumo de combustible, electricidad, alimentos y oxígeno (la respiración se atenúa durante el sueño). Asimismo, si hay un sueño de mejor calidad también reduce el riesgo de accidentes laborales y de tráfico, promueve la secreción de melatonina y protege el reloj circadiano natural, que puede prevenir el envejecimiento prematuro en humanos. El Dr. Parrino también dice que “ampliar nuestro período de sueño mejora nuestro rendimiento mental y corporal durante el día, y por último, pero no menos importante, mejora nuestra experiencia de sueño, ya que las etapas REM se concentran principalmente en la porción final del sueño, que a menudo se ve limitada por las reglas urgentes de la vida moderna”.

Por otro lado, el profesor Fan Han, MD del The Sleep Center, del Hospital Popular de la Universidad de Pekín en Beijing, China, afirma “El sueño es importante para la salud cognitiva de uno. El sueño puede restaurar la función cerebral en muchos aspectos, como el aprendizaje, la memoria y el estado de ánimo”. Los trastornos del sueño pueden afectar el suministro de oxígeno de una persona, alterar su sistema inmunológico o dañar la estructura de su cerebro. Afirma también que “El Día Mundial del Sueño es una oportunidad para estar atento, dormir regularmente, dormir lo suficiente y tratar los trastornos del sueño”.

 

Y porque debemos comenzar a tomar conciencia sobre nuestra salud y nuestro cuerpo, te dejamos a continuación algunos tips para que tus noches sean más tranquilas y tengas un mejor sueño: 

– Acostarte y despertarte a la misma hora todos los días

– Evitar la cafeína, especialmente por la tarde y la noche

– Evitar la nicotina

– Hacer ejercicio con regularidad, pero no demasiado tarde

– Evitar bebidas alcohólicas antes de acostarse

– Evitar comidas y bebidas pesadas por la noche

– No tomar siestas después de las 3 de la tarde

– Relajarse antes de acostarse, por ejemplo, tomando un baño, leyendo o escuchando música suave

– Mantener tu pieza con una temperatura fresca

– Deshacerse de distracciones como ruidos, luces brillantes, televisor o computador en el dormitorio. Además, no te sientas tentado de usar el teléfono o tablet justo antes de acostarte

– Obtener suficiente sol durante el día

– No acostarte en la cama despierto. Si no puedes dormir por 20 minutos, levántate y haz algo relajante

 

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Vivir Consciente