10
0 comentarios
Compartir:

Según un informe de la FAO, una enorme cantidad de productos se pierden antes de llegar a su venta. Distintos factores son los que influyen durante su proceso en las granjas, almacenes y camiones.

 

              Hoy en día la pérdida y el desperdicio de alimentos afectan a la seguridad alimentaria y al medio ambiente. Un informe publicado por la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), muestra las diversas vías por las cuales se generan los desechos. 

La organización explica la diferencia que existe entre perder alimentos y desperdiciarlos, aclarando que ambos conceptos aluden a la disminución o calidad de los alimentos que se producen a lo largo de la cadena de suministro. La pérdida sucede en el proceso entre la Cosecha y el Nivel Minorista, mientras que el desperdicio ocurre entre el proceso del Nivel Minorista y el Consumo. 

Además, el informe muestra que un tercio de los alimentos producidos para el consumo humano se pierde o se desperdicia a nivel mundial. Esto equivale a aproximadamente unos 1.300 millones de toneladas por año. Asimismo, aseguran que se pierde alrededor del 14% de los alimentos producidos desde la etapa posterior a la cosecha hasta la venta al por menor, pero sin incluir esta última. Por último, el estudio reveló las cifras de pérdida de cada alimento, destacando que más de ¼ de los alimentos que se pierden son tubérculos y raíces, entre otros:

  • Las raíces, tubérculos y productos oleaginosos: 25%
  • Frutas y vegetales: 21,6%
  • Carne y productos animales: 11,9%
  • Cereales y legumbres: 8,6%
  • Otro: 10,1%

Por otro lado, se pudo ver a nivel geográfico, en que países hay un mayor desperdicio de alimentos, tomando el primer lugar Asia Central y del Sur con un 20%. En segundo lugar le sigue Europa y Norteamérica con un 15,7% y luego África Subsahariana con un 14%. Latinoamérica y el Caribe se encuentran en cuarto lugar con un 11,6%. 

 

¿Cómo sucede esto? 

Existen diferentes formas en que el desperdicio y la pérdida se llevan a cabo. En primer lugar esto puede ocurrir en las granjas, debido a un tiempo de cosecha inadecuado, condiciones climáticas, prácticas aplicadas en la cosecha y manejo, y desafíos en la comercialización de productos. También pueden haber pérdidas en el almacén, por un almacenamiento inadecuado, así como por las decisiones tomadas en las primeras etapas de la cadena de suministro que hacen que los productos tengan una vida útil más corta. Asimismo, el tránsito también puede ser un culpable,  ya sea por instalaciones inadecuadas, mal funcionamiento técnico o errores humanos, ya que, el procesamiento y el empaque son una parte clave en el proceso. Incluso en la tienda puede ocurrir esto, por la variabilidad de la demanda y cumplir con los estándares estéticos: color, forma y tamaño. Por último, tenemos los desperdicios en la casa. Ya sea por mala compra y planificación de comidas, compras excesivas, confusión sobre las etiquetas o por mal almacenamiento en el hogar.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Vivir Consciente