10
Compartir:

El 26 de enero celebramos el Día Mundial de la Educación Ambiental, un día que cada año se vuelve más imprescindible para generar conciencia a las personas sobre el cuidado y protección sobre los espacios que nos rodean, garantizando el sostenimiento y calidad de las generaciones actuales y futuras.

Hoy en día la crisis climática es uno de los problemas mundiales más grandes de la historia. El planeta está en peligro y es tiempo de que todos comencemos a aportar con un granito de arena para luchar contra este cambio climático. ¡Y es tan fácil! Hoy te contamos como una de las acciones principales para cuidar y proteger los espacios que nos rodean, y que pueden marcar diferencia, es la Educación Ambiental. 

La Educación Ambiental nació el año 1972 con la declaración de Estocolmo. Desde ese día, 26 de enero, es que se celebra anualmente el Día Mundial de la Educación Ambiental, una celebración clave para promover y concientizar a niños y adolescentes, principalmente, lo importante que es cuidar el medioambiente y protegerlo. Este día se ha vuelto imprescindible para nuestro planeta y para aquellas personas que luchan por un mundo mejor. Es el momento perfecto para generar conciencia en las personas sobre el cuidado y protección sobre los espacios que nos rodean.

 

Pero ¿sabes bien de qué se trata la educación ambiental?

Este es un proceso dinámico y participativo por el cual se busca concienciar a la población y que logre identificarse con la problemática ambiental, tanto a nivel general como a nivel específico. Esto quiere decir que la población se de cuenta de cómo el planeta, en general, y el medio en el que se vive está siendo afectado por este cambio climático. Además, la educación ambiental busca promover una relación armónica entre el medio natural y las actividades humanas, a través de un desarrollo más sostenible. En resumen, se podría decir que la educación ambiental busca garantizar el sostenimiento y calidad de las generaciones actuales y futuras.

Los principales objetivos de la Educación Ambiental son:

– Toma de conciencia: La idea es ayudar a que las personas y los grupos sociales puedan adquirir sensibilidad y conciencia del medio ambiente en general y de los problemas que se están generando.

– Conocimientos: Se debe ayudar a las personas y grupos sociales para que adquieran comprensión básica del medio ambiente en su totalidad, de problemas conexos y de la presencia y función de la humanidad en el.

– Actitudes: Debemos ayudar a las personas y grupos sociales a adquirir valores sociales y que desarrollen interés por el medio ambiente.

– Aptitudes: Ayudar a las personas y grupos sociales a que adquieran habilidades necesarias para resolver problemas ambientales.

– Capacidad de evaluación: Se debe ayudar a las personas y grupos sociales a evaluar las medidas y programas de educación ambiental en función de los factores ecológicos, políticos, sociales, estéticos y educativos.

– Participación: Ayudar a las personas y a los grupos sociales para que puedan desarrollar su sentido de responsabilidad y que tomen conciencia de la urgente necesidad de prestar atención a los problemas del medio ambiente, para asegurar que se adopten medidas adecuadas al respecto.

 

Si bien, es fundamental cambiar nuestra manera de actuar con respecto al planeta, es de suma importancia ser conscientes y transmitirle esta responsabilidad a los niños, más aún cuando pasamos tiempo en lugares como la playa o la montaña, donde se pueden disfrutar de los maravillosos espacios naturales, y cuya protección depende en gran medida de nuestro comportamiento.

El conocimiento y la formación son herramientas clave para formar a los niños en el ámbito ecológico y hacerlos parte del planeta. Enseñarles que los recursos naturales como el agua, son escasos, o que aprovechar al máximo los residuos que generamos son puntos esenciales para el cuidado del medio ambiente. 

Es por eso que te dejamos algunos consejos fundamentales para la educación ambiental que se pueden llevar a cabo día a día, en la rutina diaria:

– Debemos enseñarles que el agua no es un recurso ilimitado, y que 3 de cada 10 personas en el mundo carecen de acceso a agua potable en sus hogares. Debemos hacerles ver que ahorrar agua es esencial en nuestra vida cotidiana.

– Si bien, es cómodo estar arriba de un auto, debemos enseñarles que el uso del transporte público, la bicicleta o caminar, son alternativas más ecológicas que evitan contaminar más y proteger el medio ambiente. 

– Enseñémosles que la mayoría de las cosas se puede reutilizar y restaurar. Por ejemplo, la ropa, la donación de libros, la compra de segunda mano o la restauración de muebles ,en vez de botarlos, son algunas de las cosas que ayudará al entorno al mismo tiempo que se evita un consumo excesivo. 

– ¡El papel también se puede reciclar! Muéstrale a los niños las diferencias que hay entre los distintos residuos para que aprendan un perfecto reciclaje.

– También debemos enseñarles a no usar bolsas de plástico, y que existen otras alternativas para transportar cosas. Si se usan, hay que mostrarles que se pueden usar varias veces. Además es importante evitar comprar fruta y verduras envasadas en plástico.

– ¡Enseñémosles a ser creativos! Las manualidades con materiales reciclados será una forma entretenida de hacerlos tomar conciencia sobre el medio ambiente al mismo tiempo que se introduce esta idea en su vida con total naturalidad.

– El respeto a los animales y a las plantas es algo que se debe educar desde pequeños. Deben saber que son seres vivos, y que igual que a ellos, hay que protegerlos. Una manera entretenida de hacerlos tomar conciencia es visitando granjas y parques naturales.

– Los niños muchas veces copian lo que los adultos hacen, así que no te olvides que se enseña con el ejemplo. Recuerda siempre apagar las luces de las estancias en las que no se estén utilizando. ¡Así estaremos ahorrando energía al mismo tiempo que estamos educando a los niños!

– Enséñales que siempre hay que comprar lo justo y necesario. Muéstrales que el consumismo sin sentido y abusivo no conduce a nada.

– ¡La naturaleza es sabia y nos ofrece en cada estación lo que necesitamos! Los niños deben saber que a la hora de comprar alimentos, deben ser de temporada. Así se respetarán sus ciclos.

 

Fuente: https://bit.ly/2tMzGlP

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Vivir Consciente