10
Compartir:

¿Te has preguntado alguna vez cuánta energía gastas en tu casa a diario? Las veces que abres el refrigerador, o que prendes la luz del baño están afectando al planeta y no todos se están dando cuenta. Es por eso que este 5 de marzo celebramos el Día Mundial de la Eficiencia Energética, para crear conciencia y disminuir la intensidad energética ¡Anímate a ser parte de este cambio!

Estamos inmersos en un mundo donde la rutina diaria que realizamos afecta increíblemente al planeta, y no todos se dan cuenta de las destructivas consecuencias que tienen algunas actividades humanas. Y es que el ahorro de energía es un factor importante para cuidar nuestro planeta y reducir la huella de carbono, y todos los ciudadanos deberían empaparse de esta tendencia sustentable que ayudará contra la crisis climática: La Eficiencia Energética.

¿Habías escuchado alguna vez este término? Según la definición de la Agencia Internacional de Energía (IEA), la Eficiencia Energética es la piedra angular de la transición energética a una matriz más sostenible, que junto con las energías renovables, es la herramienta más efectiva en cuanto a reducción de los gases de efecto invernadero y de los contaminantes locales, favoreciendo el cuidado de los recursos naturales, potenciando la productividad y competitividad de la economía y además contribuyendo a mejorar la calidad de vida de las personas. En palabras más resumidas, la eficiencia energética busca mejorar la calidad de vida, sin perjudicar los recursos y la energía que es necesaria para el día a día. 

Es por eso que, a partir de una conferencia internacional celebrada en Austria, se acordó crear un día que fuese emblemático para el mundo, con el fin de concientizar sobre el cuidado y el uso consciente y responsable de la energía, que es vital para la vida. Y así, desde 1998, se celebra el Día Mundial de la Eficiencia Energética cada 5 de marzo, con el fin de reflexionar, así como también de crear conciencia de la importancia del uso racional de la energía para el propio bien de la raza humana, ya que seguimos derrochando de esta manera, vendrán consecuencias irreparables para nuestro ecosistema.

¿El Objetivo? Proteger el medioambiente mediante reducción de la intensidad energética y habituando al usuario a consumir lo necesario y no en exceso. El problema está en que no existe plena conciencia de cuánta energía desperdiciamos en nuestro diario vivir, ni de la procedencia de dicha energía. Lo que sí existe es la conciencia de lo importante que es reducir el consumo, en general, y de lo mucho que contaminamos el planeta con nuestras acciones. 

Según un informe de World Energy Outlook, la eficiencia energética explicaría más del 40% de la reducción de emisiones hacia 2040, considerando que la energía es responsable de ⅔ de los gases de efectos invernaderos a nivel mundial. Además, la Agencia Internacional de Energía (IEA) reconoce como el primer combustible del sistema energético global a la eficiencia energética. Sin embargo, cerca del 70% del uso de la energía global no está cubierto por códigos o normas de eficiencia. 

Faith Birol, Director Ejecutivo de la IEA explica en el informe de Eficiencia Energética que “La eficiencia energética puede permitir el crecimiento económico, reducir las emisiones y mejorar la seguridad energética. Las políticas de eficiencia energética adecuadas podrían permitirle al mundo lograr más del 40% de los recortes de emisiones necesarios para alcanzar sus objetivos climáticos sin una nueva tecnología”

Además, la Eficiencia Energética: 

-Constituye un gran sistema virtuoso, donde se involucra negocio, responsabilidad medio ambiental y sentido de realidad social, donde el uso eficiente de la energía y ahorros económicos son posibles independiente de la forma de generación energética. Favorece la disminución de gases efecto invernadero (GEI) y CO2, y menor contaminación, lo cual se traduce en una mejor calidad de vida para las personas.

-La Eficiencia Energética es la forma en que optimizamos el uso de la energía, aspecto que requiere algunas veces una reingeniería simple en los procesos donde intervienen dichas energías, sin representar grandes costos, recuperando lo invertido en un corto y/o mediano plazo, y generando un ahorro económico y reducción de consumo energético en el largo plazo.

-Según el informe IEA 2019, se han invertido US$240 billones en eficiencia energética a nivel global, donde China no sólo en 2018 representó el 37% de la inversión, seguido por Europa y Norteamérica. Además, se estima que para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París hacia 2040, el 44% de las reducciones de emisiones deberán provenir de la eficiencia energética.

¿Y cómo funciona la Eficiencia Energética en Chile?

Al momento de ingresar el proyecto de Ley de Eficiencia Energética (el cual habla de institucionalizar la eficiencia energética en el marco del Consejo de Ministros para la Sustentabilidad, para asegurar que las acciones de eficiencia energética tengan una mirada de largo plazo; promueve la gestión de la energía en los grandes consumidores; exige informar a los compradores de viviendas acerca de los requerimientos energéticos relativos a su uso. El etiquetado energético permite incorporar la variable eficiencia energética en la decisión de compra) el mensaje presidencial indicó al respecto que persisten una serie de barreras de información culturales, económicas, técnicas e institucionales que dificultan y hacen más lento el desarrollo de la eficiencia energética en el país.

Según el ministerio de Energía, el consumo eléctrico del país se proyecta que podría crecer entre un 5,5% y 6,5% anualmente hasta el año 2020. Ello implica que Chile requerirá aumentar su capacidad de generación entre 7.000 MW y 8.000 MW hacia fines de esta década. Además, la eficiencia energética en nuestro país, es posible de concretar en todos los segmentos y tamaños de empresas, así como en el hogar. Va desde medidas simples o blandas que no significan inversión o altos costos, como las buenas prácticas, cambios de hábitos, educación, gestionar energía, hasta realizar diseños y construcciones con criterios de eficiencia energética.

La Universidad de Chile en el año 2010, junto al centro de Energía de la Universidad de Chile y con el apoyo de Corfo, Ministerio de Energía y la  Agencia de Sostenibilidad Energética, desarrolló un estudio denominado “Diagnóstico de Eficiencia Energética en el Sector Industrial”, el cual para llevar a cabo, desarrolló la primera encuesta nacional de eficiencia energética para empresas, donde participaron distintas compañías de todas las regiones del país y de diversos rubros. El objetivo de esto fue conocer la experiencia de las empresas en relación a proyectos de eficiencia energética.

Se pudieron ver diferentes resultados, entre los que se encontraron que las iniciativas de eficiencia energética en las empresas son por lo general lideradas por las gerencias de operaciones, ingeniería, proyectos y/o mantenimiento, donde el mayor gatillante para su desarrollo son los indicadores y metas de dichas áreas, a lo que le siguen en segundo lugar y más distante la planificación energética que puedan tener las empresas.

Además, el informe revela una brecha entre empresas que declaran haber realizado una acción de eficiencia energética (un 78% de las encuestadas) y aquellas cuyas acciones realmente implicaron ahorros de energía en un proceso relevante (32%).

Por otra parte, da cuenta de que la principal barrera para la implementación de proyectos de eficiencia energética es el financiamiento (55%). Este estudio también muestra los rubros con mayores y menores costos de energía.

Hoy en día se promueve el modelo de negocio ESCO (Energy Services Companies), una política energética de Chile 2050, la cual entrega solución a los consumidores de energía que no tienen la capacidad de invertir en tecnologías más eficientes, y que con este mecanismo pueden implementar proyectos de eficiencia energética, los cuales son pagados con los ahorros económicos logrados gracias a esta implementación. Este modelo se encuentra en nuestro país desde ANESCO Chile en 2007, teniendo un potencial de mercado muy atractivo actualmente, destacándose que desde 2014 a la fecha, el 90% de los proyectos desarrollados bajo esta modalidad fueron realizados por los socios de ANESCO Chile.

Las oportunidades de eficiencia energética en la cual se aplica este modelo son:

-Iluminación eficiente.

-Climatización y reacondicionamiento térmico.

-Recambio de calderas eficientes.

-Generación y distribución de vapor.

-Generación de agua caliente sanitaria mediante colectores solares.

-Incorporación de energía renovable para suministro eléctrico.

-Cogeneración.

-Energía distrital.

Y para conmemorar esta fecha y celebrarla como se debe, empieza por hacer de tu vivienda un lugar más sustentable, reduciendo al mínimo el consumo energético. A continuación te dejamos algunas formas de disminuir tu consumo y al mismo tiempo reducir tu huella de carbono ¡Anímate a ser parte de este cambio!

– Usar bombillas de bajo consumo (LED), las cuales consumen menos energía

– Apagar las luces si no las estás usando

– Cuando no estés utilizando el cargador de tu celular, déjalo desenchufado

– Trata de lavar y planchar la ropa de una sola vez, así estarás ahorrando energía

– Apaga todos aquellos equipos que no estés usando, como computadores o televisores.

– La luz natural es un regalo y debemos aprovecharlo en nuestras actividades diarias, así estaremos evitando el uso desmedido de la luz artificial.

– Opta por nuevos medios de transporte para disminuir el uso de vehículos

 

Fuente: Día Internacional – Anesco Chile

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Vivir Consciente