10
Compartir:

Cuando los alimentos se contaminan por agentes patógenos, tanto químicos como biológicos, conllevan riesgos importantes para la salud de quien lo consume, representando grandes cargas económicas para las diversas comunidades y naciones   ¿Sabías qué una de cada diez personas se enferma cada año por el consumo de productos contaminados? Esto significa que alrededor de … Seguir leyendo La importancia de la Inocuidad Alimentaria

Cuando los alimentos se contaminan por agentes patógenos, tanto químicos como biológicos, conllevan riesgos importantes para la salud de quien lo consume, representando grandes cargas económicas para las diversas comunidades y naciones

 

¿Sabías qué una de cada diez personas se enferma cada año por el consumo de productos contaminados? Esto significa que alrededor de 420.000 personas fallecen en el mundo por esta causa, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Asimismo, según el Instituto de Salud Pública (ISP), los alimentos son la fuente principal de exposición a agentes patógenos, tanto químicos como biológicos, a los cuales nos vemos enfrentados especialmente en esta época del año.

Es por eso que la inocuidad de los alimentos es un tema que hoy en día debe ser expuesto para el cuidado de las personas. Pero, ¿qué es inocuidad de alimentos? En términos generales, esto corresponde a un conjunto de condiciones y medidas necesarias durante la producción, almacenamiento, distribución y preparación de alimentos, para asegurar que una vez que han sido ingeridos, estos no representen ningún riesgo para nuestra salud. En otras palabras, es la garantía de que los alimentos no causarán daño al consumidor cuando éste sea preparado o ingerido.

Por eso es muy importante asegurarse que los alimentos que comemos estén en óptimas condiciones. ISS Chile, empresa de servicios de alimentación y facility services, ha detallado a través de su nutricionista Bianca Mira, 5 puntos claves para garantizar inocuidad alimentaria a la hora de cocinar:


– Mantener la limpieza: “Aunque suene un poco obvio, es importante lavarse las manos antes de cocinar, pero también, y lo que mucha gente no hace, es que hay que repetir este proceso cuando se cambie de actividad mientras se cocina”, señala Mira. Importante también desinfectar previamente las superficies que se utilizarán y evitar totalmente que los alimentos estén en contacto con peligros físicos, químicos o biológicos.


– Separar alimentos crudos y cocinados: Bianca también señala que lo principal es separar las carnes crudas (rojas, blancas y pescados), del resto de los productos que serán consumidos. “Asimismo es importante ocupar distintos cuchillos y tablas para los alimentos crudos. Se lavará más, pero nos aseguramos que no haya contaminación cruzada”, comenta. Importante mantener los alimentos en recipientes separados para que se evite el contacto directo.


– Cocinar los alimentos completamente: Este es el punto en que se debe tener especial cuidado con la cocción de mariscos, pescados, huevos y carnes como el cerdo, comenta Mira. Hay que prestar atención de que el jugo de estos últimos sea claro y no rosado. Además tener ojo con el sushi y otro tipo de preparaciones que utilicen pescado crudo, ya que, siempre deben consumirse en locales autorizados y que presenten buenas condiciones de salubridad. Si quieres consumir un alimento que está guardado desde el día anterior, se debe recalentar en el microondas.


– Mantener los alimentos a temperaturas seguras: Importante nunca dejar los alimentos a temperatura ambiente por más de dos horas. Esto es para que se mantenga la cadena de frío. “También hay que refrigerar entre los 0 y 5ºC y, un punto que es de vital importancia, pero poca gente parece saber, es que no hay que descongelar alimentos a temperatura ambiente. Lo mejor es hacerlo en el refrigerador, dependiendo del tipo de alimento pueden ser de 12 hasta 72 horas previas a la cocción o uso y si no se tiene mucho tiempo, ocupar el microondas o bajo el chorro de agua fría”, asegura la nutricionista.

– Usar agua y materias primas seguras: Siempre es importante usar agua que no esté contaminada con microorganismos peligrosos o sustancias químicas. Además es fundamental que se priorice la elección de alimentos frescos, lavar las verduras y hortalizas concienzudamente si serán consumidas crudas y tener cuidado de no utilizar alimentos vencidos.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Vivir Consciente