10
0 comentarios
Compartir:

¿Leche de cabra o de vaca?

Normalmente al hablar de leche se tiende a pensar en la de vaca, mientras que cuando se habla de leche de cabra se cree que sólo se  reserva para la elaboración de quesos. No obstante, esta última también es posible consumirla en forma líquida y se trata, además, de “un alimento que incluso podría sustituir la leche materna, ayuda la recuperación de diversas enfermedades, y ser uno de los mejores alimentos para ancianos y niños” según  la Revista de producción animal vol.29 no.2 Camagüey may.-ago).

Cada dia la leche de cabra se hace más popular en el mercado y también se ha ido posicionado en la dieta de muchos. Algunos estudios sugieren que uno de los principales beneficios de la leche de cabra  son sus propiedades antiinflamatorias e hipoalergénicas por lo que se recomienda para aquellos que padecen inflamación de colon, quienes  sufren de asma, catarros crónicos, dolor de cabeza, colitis, úlceras de estómago, dolores abdominales y oclusión epigástrica a causa de la alergia a la leche de vaca o de soja.

¿Es recomendable que un lactante  tome leche de cabra?

Los  planes de alimentación gubernamentales en chile recomiendan que el o la lactante  antes de los 6 meses consuman leche materna. Según la empresa Dagoat que trabaja de forma sustentable y sostenible la generación de productos en base a leche de cabra  recomiendan orientación del pediatra antes de administrar este alimento a un lactante menor de los 6 meses .

El sabor de la leche de cabra difiere muy poco del gusto de la de vaca, presenta además similar cantidad de hierro, proteínas, grasa, vitamina C y D; exhibiendo mayor contenido de calcio, potasio, manganeso y fósforo, como también de vitaminas A y B,. Muy importante es destacar, que la corporación médica internacional certifica que la leche de cabra consigue revertir problemas alérgicos en niños que van del 50 al 80%. Un dato no menos importante, reside en que los pequeños que sufren estas afecciones, ascienden al 7 % de la población mundial (Fuenmayor, 2012, Revista de producción animal vol.29 no.2 Camagüey may.-ago).

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Vivir Consciente