10
Compartir:

24 personas muertas, 1200 viviendas destruidas y millones de hectáreas arrasadas son algunos de los resultados que han dejado los intensos e imparables incendios que están destruyendo Australia.

Un cielo cubierto de humo es lo que se vive hoy en Australia, donde se está viviendo la peor temporada de incendios forestales. Y si bien, este es parte natural del ciclo australiano, hace mucho tiempo que científicos han advertido que el clima en el país ha sido más cálido y seco, provocando que los incendios sean más frecuentes e intensos. 

El comisionado del Servicio de Bomberos Rurales de Nueva Gales del Sur, Shane Fitzsimmons alerta que se podría intensificar debido a las condiciones climáticas que se encuentran en Australia, que por el momento son consideradas temperaturas récord.

Los incendios han perdido el control desde el sábado pasado, donde la costa este ha sido muy afectada por los poderosos vientos y altas temperaturas, provocando que mucha gente pierda su casa, la luz y la electricidad. 

El primer ministro de Australia, Scott Morrison, advirtió que existe una gran posibilidad de que los incendios puedan continuar ardiendo por meses.

Actualmente han habido al menos 24 personas muertas, 1200 viviendas que han sido destruidas y millones de hectáreas arrasadas, especialmente en el sur y oeste del país. Es más, Nueva de Gales del Sur ha sido una de las áreas más afectadas, donde más de cuatro millones de hectáreas han sido quemadas. Para entenderlo mejor, en el 2019, aproximadamente 900.000 hectáreas se quemaron durante los incendios de la Amazonas, y 800.000 en los incendios de California. 

¿Pero, qué está causando esto? La pregunta que miles de personas se están haciendo. La principal causa de estos feroces incendios es el clima. Pero además se encuentra otro fenómeno, conocido como Dipolo del Océano Índico, o también conocido como Niño Indio, el cual ha propiciado un periodo de calor y sequía alrededor de toda Australia.

En este momento, bomberos son los principales encargados de combatir estos feroces incendios, lanzando agua y extintores desde aviones y helicópteros. Pero lo importante en estas instancias es evitar que el fuego se propague. Esto se puede contener de diferentes maneras, por ejemplo, cavando fosas en la tierra para crear límites y evitar que se esparza. 

¿La prioridad en este momento? Salvar la vida de las personas y de los animales. La vida silvestre ha sido una de las más afectadas en este desastre, donde las llamas han matado directamente a los animales y han destruido todo su hábitat. Si el fuego no ha matado esta vida animal, entonces la falta de hábitat lo hará. De hecho, un estudio confirmó que cerca de 500 millones de animales ya se han muerto sólo en Nueva Gales del Sur, además de la gran cantidad de vacas y ovejas que han desaparecido en esta catástrofe.

Hoy en día, bomberos profesionales son los primeros en la batalla contra el fuego, pero han contado con la ayuda de una gran cantidad de voluntarios. Además, Estados Unidos, Canadá y Nueva Zelanda han enviado contingentes de bomberos para ayudar a luchar contra el fuego. Por otro lado, la Policía, el Ejército y la Marina han mostrado gran interés por ayudar y se han involucrado en los esfuerzo de rescate y evacuación. 

Morrison también anunció recientemente que desplegará a 3.000 soldados de reserva para contener los incendios del país. 

¿La crisis climática estaría afectando? Efectivamente, según científicos, los niveles crecientes de CO2 que se encuentran actualmente, están calentando el planeta. Australia ha sido afectado teniendo fuertes cambios climáticos y volviéndose más caluroso en las últimas décadas. Se espera que continúe haciéndolo.

Lo importante es que cada estado está manejando su propia operación de emergencia para detener este fenómeno y proteger la vida tanto humana como animal. El primer ministro promete un mejor financiamiento para los bomberos y una paga para bomberos voluntarios. 

FUENTE: BBC NEWS

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Vivir Consciente