10
Compartir:

Tiradores profesionales actuarán este miércoles 8 de enero desde dos helicópteros proporcionados por el Departamento del Medio Ambiente y Agua del Estado.

Según pueblos originarios del sur del país, los animales estarían causando estragos en la comunidad debido al excesivo calor que afecta al país hoy en día. Es por eso que líderes aborígenes del sur de Australia aprobaron la primera matanza masiva de 10.000 camellos salvajes a través de helicópteros desde los cuales tiradores profesionales realizarán la cacería masiva este mismo miércoles, proporcionados por el Departamento del Medio Ambiente y Agua del Estado. 

Además se suma los problemas críticos para mantener en condiciones salubres a esta especia, ya que, la excesiva presión que tienen para consumir alimento ha llevado a que los mismos camellos mueran de sed y otros se pisotean entre sí en busca de agua.

La operación por parte de los francotiradores tendrá una duración de cinco días aproximadamente, esperando que la medida contribuya a controlar la población de dromedarios en Australia. Además, según el periódico local The Australian, “los camellos sacrificados se dejarán caer en lugares remotos e inaccesibles, pero siempre que sea posible, los cadáveres serán quemados o enterrados”. 

Pero, ¿por qué los camellos se estarían comportando de esta manera? La razón principal del comportamiento del animal sería la desesperación por conseguir agua debido a la intensa ola de calor que afecta al país causada por incendios forestales. “Nos hemos quedado atrapados en condiciones apestosas e incómodas, sintiéndose mal, porque los camellos están entrando y derribando cercas, entrando por las casas y tratando de llegar al agua a través de acondicionadores de aire”, comenta Marita Baker, miembro de la junta ejecutiva de Anangu Pitjantjatjara Yankunytjatjara.

Además se suma que la elevada población de estos animales provocan importantes emisiones de efecto invernadero. “Un millón de camellos salvajes que emiten el efecto de una tonelada de CO2 por año es equivalente a tener 400.000 automóviles adicionales en la carretera”, indicó el Dr. Moore al periódico australiano.

Por otro lado, el Departamento de Energía y Medio Ambiente señala que las autoridades internacionales de contabilidad de gases de efecto invernadero “aconsejan que las emisiones de animales salvajes no deben considerarse en la estimación de emisiones de un país, y que las emisiones sólo deben considerarse de animales bajo gestión doméstica”

Si bien, la decisión ya fue tomada por los líderes de las tierras APY, en el extremo noreste de Australia, existen comunidades aborígenes cristianas que cuestionan esta elección, ya que los camellos son considerados animales sagrados debido a su vínculo bíblico con la Natividad.

 

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Vivir Consciente