10
Compartir:

Deja de botar las verduras al jardín y comienza a realizar tus propias cosechas desde tu casa. ¡Es tan fácil! Solo necesitas un poco de agua y la paciencia para esperar a que tus verduras crezcan ¡Anímate a cosechar en casa!

¿Quién no ama un buen plato de ensalada durante la hora de almuerzo o de comida? Y es que las verduras, además de ser exquisitas, tienen un gran aporte nutricional para nuestro cuerpo, por eso siempre se recomienda agregarlas en nuestros platos. Ahora bien, podríamos decir que este tipo de alimentos no son los más baratos del supermercado, razón suficiente para que muchas personas tengan que optar por otro tipo de alimentos a la hora de comprar.

¡Pero no te preocupes! Porque hoy te contamos que, si evitas botar los restos de comida al jardín, podrás tener tus propias cosechas en casa con tan solo un poco de agua y una gota de paciencia. ¡Es una gran alternativa para tu hogar! Primero, es gratis, ya que, si la verdura ya está en tu casa, no tendrás que gastar en otra ida al supermercado. Lo único que podría gastarse un poco es el agua que se necesita, que si lo haces de manera estratégica, podrás sacar el agua ya utilizada de otros lugares, como de la ducha o del agua donde hervimos nuestras pastas. Además, recortará tu presupuesto de compra, y si bien no es la cosecha del año, seguirá siendo una gran ayuda para complementar tu plato. Otra razón para optar por esta actividad es que es orgánico, ya que, si partes con alimentos orgánicos, volverás a cultivar alimentos que sean orgánicos, y así ¡estarás cosechando los beneficios de las verduras orgánicas! Por último, pero no menos importante, ¡es muy fácil de hacer!, solo necesitas las ganas, y la paciencia para meter una planta en el agua y esperar a que crezca.

Antes de partir, te dejamos algunos tips que te servirán para guiarte si es que esta es tu primera vez:

– No necesitas mucha agua, solo lo suficiente para cubrir las raíces. Te recomendamos aproximadamente ½ de agua, ¡pero no te pases! ya que el exceso puede enmohecer tus alimentos.

– Asegúrate de revisar el agua cada 2 o 3 días para que veas que siempre haya suficiente agua, que no haya trozos de verdura flotando y para que el tazón esté siempre limpio. 

– No sobrecargues el recipiente con varios vegetales, esto hará que no tengan el espacio suficiente para crecer.

¡Ojo! El tamaño del recipiente es relativo al tamaño de alimentos que se está cultivando. Por ejemplo, la lechuga y el apio crecen mejor en un bol poco profundo. En cambio, el cebollin puede estar en vasos más altos y delgados.

¡Llegó la hora de cosechar! A continuación te dejamos una lista de algunos alimentos para que pruebes en casa, que sin duda volverán a crecer si sigues nuestros concejos. ¡Manos a la obra!

1. Repollo: Esta hortaliza contiene una gran cantidad de agua, y tiene un alto aporte de vitamina A y C, ¡así que no dudes en cosecharlo! Solo necesitas cortar la parte inferior de la cabeza y ponerla en un recipiente con poca profundidad. El agua también debe ser en pequeñas cantidades. Es importante saber que en el repollo no tienes que esperar a que las hojas crezcan demasiado, ya que su sabor es mejor cuando aún son pequeñas.

2. Apio: Este maravilloso vegetal, conocido por sus increíbles beneficios para el cuerpo y la salud, no puede faltar en tu cocina. Solo debes cortar los tallos a unos 5 cm de alto y poner la base de la planta y las raíces pequeñas en un recipiente poco profundo con poca cantidad de agua. ¡Crecerá un nuevo y pequeño tallo desde el centro! Sólo tendrás que esperar entre 3 a 4 días para que comience a crecer.

3. Hinojo: Con esta planta tampoco gastarás mucho tiempo, solo tienes que cortar el tallo hasta aproximadamente 5 centímetros o menos, dejando las raíces intactas. Luego debes ponerlas en un recipiente poco profundo con agua. ¡Puedes repetirlo las veces que quieras!

4. Cebollín: ¡Un alimento que va con todo! Así que no dudes en cosecharlo. Sólo debes cortar la parte verde del cebollín y poner el tallo blanco con las raíces intactas en un recipiente con agua. Verás como el tallo comienza a crecer la sección verde que cortaste. Es importante que mantengas la parte blanca de la cebolla con las raíces ¡intactas!. Podrás comenzar a ver resultados en una semana.

5. Lechuga: Bendita lechuga, un vegetal que ¡va con todo!. Debes retirar la parte inferior de la cabeza, dejándola de 2 a 7 cm de largo. Luego debes ponerlo en un recipiente, de no tanta profundidad, con un poco de agua. Verás como comienzan a crecer pequeñas hojas de lechuga en el centro. Puedes volver a cortar el fondo de la cabeza de la lechuga y ponerla en un tazón pequeño de agua. Ahora el crecimiento de la nueva cabeza comenzará en tan solo 3 días.

6. Zanahorias: ¡No botes la parte superior de la zanahoria! Para esta cosecha necesitarás un contenedor con agua superficial. Empezarán a brotar zanahorias verdes desde encima. Si bien, no podemos volver a hacer que crezcan zanahorias enteras en agua, si ponemos el extremo verde en un recipiente con agua poco profundo, podremos hacer que vuelva a crecer esa parte. ¡Perfecto para incluirla en ensaladas!

7. Albahaca: ¡Albahaca, albahaca y más albahaca! Puedes tener mucha albahaca de sólo una planta. Solo necesitas un contenedor con agua y transferirla a otro cuando broten sus raíces para plantarlas en un macetero.

8. Ajo: ¡El ajo, un maravilloso alimento que le da sabor a tus platos, y además nos aporta muchas propiedades medicinales! Así que quédate con los dientes de ajo, incluso si comenzaron a brotar. Sólo debes tenerlos en un vaso con agua para cultivarlos.

9. Palta: ¡Un alimento querido por la mayoría! ¿Y a quién no le gustaría tener palta para siempre? Solo necesitas un pozo para cultivar un árbol de palta completamente nuevo, pero ten en cuenta que esto puede demorarse al menos cinco años. Pero siempre se parte por algo, así que ¡no botes la semilla! Debes ponerla sobre un recipiente con agua, y verás como comienza a brotar y empezarán a salir raíces. Luego, puedes enterrarlo en algún macetero y ¡tendrás tu propio árbol de paltas!

10. Pimentón: ¡Rojo, verde y amarillo! Puedes cultivarlos de forma muy sencilla. Tienes que introducir cada semilla en una taza y, cuando comiencen a crecer, debes transferirlos a un recipiente con agua en el que quieras que siga progresando. ¡El pimentón tiene muchas semillas! Así que debes recogerlas, limpiarlas y dejarlas secas, y después de eso, sembrarlas en un macetero o jardín.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Vivir Consciente