10
Compartir:

Desarrolla diferentes valores como la responsabilidad, la paciencia y el amor a través de este entretenido experimento con plantas. ¡Además podrás aprender el proceso de reproducción de este ser vivo de la manera más fácil y sencilla!

En estos días de cuarentena es muy importante mantenernos creativos y mantener nuestra mente activa. Puedes realizar diferentes actividades, como cantar, pintar, leer o hacer ejercicio, lo que hará que las horas pasen sin darnos cuenta mientras que nuestra mente continúa trabajando. 

Y para que agregues otra actividad en tu día, te enseñaremos un experimento que puedes hacer desde la comodidad de tu casa, ideal para trabajar muchos aspectos de nuestra personalidad al mismo tiempo que trabajamos con la naturaleza: El experimento del poroto

Muchos lo habrán visto, escuchado o hecho alguna vez, ya sea por los hijos o por el mismo colegio al que fuiste, donde más de alguna vez tuviste que realizar este experimento para alguna clase. Pero lo que muchos no saben es que a través de este maravilloso experimento podrás ir conociendo todas las partes de una planta, tanto sus raíces, tallo, rama, hojas y frutos. Además será la oportunidad para que se desarrolle la paciencia, el amor y el respeto por las plantas, algo que hoy en día es muy importante. ¿Y lo mejor de todo? Es algo tan fácil y sencillo que si tienes hijos, puedes enseñarles a ellos también cómo funciona el ciclo de la vida de una planta de la forma más simple posible.

 

Los materiales:

  • Porotos en buen estado
  • Un frasco o recipiente de cristal limpio. (Puedes reutilizar el frasco de la mermelada o de alguna salsa)
  • Algodón
  • Agua (Preferible que esté en una botella de spray)
  • Cinta adhesiva
  • Papel
  • Marcador

 

El Experimento:

  1. Primero que todo, debemos poner el algodón en el frasco de cristal. ¡Ojo, que no debemos aplastar el algodón! Y si no tienes este material, puedes usar toalla nova enrollada en el frasco (debes tener cuidado que el papel no sea más alto que el frasco) y agregar un poco más en el centro.
  2. ¡Ahora puedes agregar los porotos! La idea es que los pongas en diferentes partes del frasco y evites que se toquen entre ellos o que queden en el fondo del frasco.
  3. Debes humedecer el algodón, pero con cuidado. No debes agregar agua en exceso, sino el experimento no funcionará.
  4. El papel, marcador y cinta adhesiva es únicamente para que puedas anotar la fecha en la que plantaste tu poroto y puedas ir observando como este va creciendo a medida que pasa el tiempo.
  5. Por último, pero no menos importante, debes poner el frasco cerca de la luz.
  6. Un dato importante y que no debes olvidar es que debes humedecer el algodón todos los días, ya que una parte muy importante en la reproducción de una planta es la absorción del agua, además de la luz del sol.

 

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Vivir Consciente